Historia

Jesús G. Villamil fue un emigrante naviego en México a principios del s. XX, y que tras hacer fortuna allí, volvió a Asturias transformado en “indiano”, que era como se conocía a los emigrantes que regresaban a su tierra de origen tras un periplo americano exitoso. A su vuelta, encargó la construcción de Villa Auristela para su segunda esposa, Auristela Lanza Martínez, al maestro de obras Ramón Méndez, constructor del Casino de Puerto de Vega (1930). Sería construida al lado de la casa en la que había nacido Jesús G. Villamil (actualmente en rehabilitación), en 1910, con un estilo más propio de otros climas más cálidos, no muy popular en Asturias. Incluía escalera frontal modernista y portalada; esta última y todo el muro delantero serían destruidos por la ampliación de la carretera N-634 en la década de los 80. Auristela Lanza se casaría a posteriori con Joaquín Camposorio, cuyas iniciales figuran en la puerta principal.